martes, 16 de febrero de 2010

La vuelta a la competición del piloto con mejores números de la historia de la Fórmula 1, cambia las tornas del campeonato del mundo 2010. Más importante que la restricción de los repostajes, más espectacular que la llegada de tres nuevos equipos a la parrilla, el regreso de Michael Schumacher condiciona los esquemas de más de un equipo, pilotos y aficionados.

Siendo un joven recién llegado a la F1 colocó el poco competitivo Jordan séptimo en la parrilla dejando boquiabierto al paddock de Spa. Dos años más tarde junto con un tal Ross Brawn ganaba dos títulos del mundo. En su madurez conquistó el infinito haciendo resurgir el mito Ferrari llevándolo a lo más alto en una serie de victorias y campeonatos nunca vistos en la historia de la categoría, bajo la mirada cómplice de Ross Brawn desde el muro del equipo de Maranello.

Ahora en su “jubilación” de nuevo con el incontestable genio de Brawn, Schumacher se lanza en pista con las mismas ganas que su primer día, y el mundo de la F1 se enfrenta a su pasado en versión 2010.


El regreso del campeón hace templar el estatus de los pilotos de una de las parrillas con mayor número de talentos que se recuerdan.

Lewis Hamilton creció mientras Schumacher acumulaba victorias sin parar, el sabor de la victoria sobre un ídolo de su juventud puede ser más dulce que ridiculizar a Jenson Button, el británico tendrá una doble motivación para luchar por la victoria en cada carrera.


Sebastian Vettel, por muchos designado como el heredero de Schumacher, tendrá que demostrar estar por encima del “maestro”, la cuesta hasta la cima se hace más empinada, puesto que ahora hay un competidor más para su futuro y Red Bull esta lleno de talento pero no de tantos medios como el resto de equipos grandes.

Nico Rosberg aún no da crédito a su suerte, tras lograr desvincularse de Williams y por fin poder hacerse un lugar entre los grandes con un coche competitivo, descubre tener al peor compañero de equipo que pudiera imaginar, el mejor piloto de la historia. ¿Hacia quién irán los mimos, la atención y el mejor material?. Rosberg parece condenado a ser una eterna promesa, siempre en el peor lugar en el peor momento posible.


Peor que Nico Rosberg lo tendrá Fernando Alonso, el asturiano es el único que ha batido (y retirado) a Schumacher, de hecho el rol que ocupa en Ferrari (reconocido por el Director de la GES, Stefano Domenicali) es el de ser el nuevo Schumacher (aunque cuando realizo tal afirmación no se imaginaba que fuera a ser tan literal).

Alonso tendrá una nueva carga sobre la ya pesada mochila de responsabilidades en Ferrari. No sólo tiene que ser el faro que ilumine que bendiga las evoluciones en cada test y cada vuelta en pista, no sólo tiene que ser el líder del equipo y sacar el 110% de cada mecánico, no sólo ha de ser quien rememore la etapa más gloriosa del Cavallino (para colmo la de Schumacher) sino que ahora además de esta responsabilidad, debe batir al rival más duro de su carrera, debe “vengar” al pueblo Ferrarista de la “ofensa” del alemán. La presión sobre el español se ha multiplicado exponencialmente tras el anuncio del regreso de Schumacher.

Para los más morbosos Alonso no sólo ha de batir a Schumacher, tiene que evitar que Mercedes GP, rememore todas las victorias del binomio Schumacher-Brawn al tiempo que levanta a Ferrari de un letargo que comienza a preocupar y todo esto sin tiempo para trabajar.


Demasiadas obligaciones para el asturiano cuando aún no se conoce la competitividad del nuevo monoplaza de Maranello (que parece que nace con ciertos problemas de carácter aerodinámico), en un año que coronará al mejor piloto de la Fórmula 1.

Entradas populares

Blogger templates

Blog Archive

Mi lista de blogs

Recomiendo Software

Contador de visitas

Especial Distribuciones Linux

Follow us on Facebook

Estadísticas de la página

PageRank

LuiXSpain Web © 2011. Con la tecnología de Blogger.

Seguidores

Datos personales

Mi foto
Madrid, Madrid, Spain

Players4Players

HardGame2

- Copyright © LuiXSpain Web -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -